Beneficios y contraindicaciones del drenaje linfático.

Migraña, resfriado e intoxicación alimenticia

En el terreno estrictamente médico, el drenaje se preconiza en todos los casos de de edemas (postraumáticos y postoperatorios) y de retención de líquidos (problemas de piernas hinchadas),
así como en los trastornos relacionados con la circulación sanguínea y linfática.

En la medida en que el drenaje linfático favorece la eliminación de las toxinas, la evolución de
ciertas afecciones como resfriado, sinusitis, etc., puede mejorarse, lo mismo que en los casos
de intoxicación alimenticia o medicamentosa, o bien en los trastornos tales como la migraña,
el cansancio extremo, el insomnio o el estrés.

Las contraindicaciones

Existen contraindicaciones las cuales no hay que olvidar: las infecciones agudas y el riezgo de
trombosis (susceptibles de provocar una embolia pulmonar).

No es necesario realizar el drenaje linfático como medida de prevención o profilaxis de una
enfermedad particular, puesto que la circulación de la linfa se realiza de forma natural en
una persona que goce de buena salud.

Por otra parte, unos movimientos de respiraciones profundas y de ejercicio físico tienen
un efecto estimulante garantizado sobre el sistema linfático.

Nuevomilenio

Compartir
Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.